Las personas o arquetipos son “personas” ficticias que representan los diferentes tipos de usuario que tiene nuestro sitio. Son una herramienta muy útil en el diseño de interfaces porque le dan una cara humana a la creación de la Experiencia del Usuario y sirven como guía del diseño.

Cuando definimos a las personas, describimos:

  • Cuáles son sus objetivos – ¿Para qué usan nuestro producto?
  • Sus motivaciones – ¿Por qué lo usan?
  • Sus expectativas – ¿Cuáles son los elementos que hacen una experiencia satisfactoria?

¿Para qué sirven los arquetipos?

La respuesta rápida es que los arquetipos ayudan a crear un mejor producto en todos sus aspectos: funcionalidad, diseño visual, navegación y contenido porque ayudan a todo el equipo a poner el foco en el usuario.

Pero en un nivel más profundo, el rol principal de las personas es generar empatía con los usuarios para quienes estamos diseñando.

Los arquetipos ayudan a:

  • Medir si cada una de las decisiones que toma un diseñador de interfaz ayuda o no al usuario.
  • Generar un diseño centrado en el usuario.
  • Recordarle al equipo de desarrollo que está trabajando para personas.
  • Entender las necesidades de los usuarios en contexto de uso y no en forma abstracta.
  • Mejora la comunicación entre los diseñadores y los equipos de desarrollo.
  • Mejora la experiencia de uso (UX) del producto porque convierte funcionalidades aisladas en casos de uso concreto. 

¿Quiénes usan las personas?

Las personas son usadas por todos los involucrados en el proyecto:

  • Áreas de negocio, producto, marketing las usan a nivel de estrategia de producto para definir y priorizar funcionalidades
  • A los equipos de diseño le sirven para guiar la creación de flujos de interacción que se ajusten al modelo mental del usuario
  • Desde el lado de desarrollo se usan para entender casos de uso y priorizar el proyecto
  • Equipos de contenido y marketing usan los arquetipos para definir el tono general y mensajes adecuados

Un ejemplo de arquetipo

Hay 3 características básicas que tiene que tener una persona para ayudar en el proceso de de diseño (tanto de un producto como de una interfaz):

  1. Descripción de la PERSONA, incluyendo nombre, edad, foto, y cualquier otro dato demográfico que sea relevante para el proyecto
  2. Objetivos principales de esta PERSONA, es decir, qué solución busca al usar nuestro producto, qué espera encontrar en el sitio
  3. El comportamiento de la PERSONA, con qué lógica usaría nuestro sitio, modelos mentales, etc.

 

Este es un ejemplo de arquetipo que construimos para un proyecto:

 

En la segunda parte de este artículo te contamos cómo construir arquetipos.