Cuando un cliente nos dice que necesita a “alguien de UX” suele estar buscando a alguien que trabaje sobre la capa visual de su producto. Es decir, está buscando es un Diseñador de Interfaces. Eso es ux con minúscula. 

UX con mayúscula es la Experiencia del Usuario en su totalidad e incluye todos los elementos que afectan cómo el usuario se siente usando el producto, desde que toma contacto con él a través de la landing o un banner, hasta la atención al cliente en canales físicos.  

Es decir, UX con mayúscula se encarga de aspectos que exceden la pantalla y que afectan directamente al negocio. UX con mayúscula hace que meros ajustes a la capa visual (ux con minúscula)  sean una pérdida de tiempo y de presupuesto si no se tienen encuenta aspectos más importantes. Por ejemplo:

  • la definición de la propuesta de valor que haga que el usuario inicie el proceso de onboarding
  • entender el modelo mental del usuario para determinar el flujo óptimo de pantallas (para el usuario, no para el arquitecto del sistema)
  • cómo estructurar la navegación para que los usuarios encuentren fácilmente lo que buscan