Santiago Do Rego entrevistó para TN a Santiago Bustelo. Hicieron un recorrido por la página de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), y hablaron de algunos aspectos que hacen a la usabilidad de la página, o falta de ella. Una charla muy interesante.

 

 

Texto del Video

SB: Cuando ponemos afip.gov.ar nos encontramos con una página de error, ¿si? y esa página de error sucede porque el sitio no está preparado para recibir la dirección sin “www” adelante. Antes de recibirte el sitio ya te está declarando que está hecho de alguna manera y es tu problema resolverlo, no por una intencionalidad sino porque no se ha observado que eso podía suceder y se podía prever.

SB: A través de la web vemos “clave fiscal: ingrese aquí”. OK. Bien. Y si no sé lo que es “clave fiscal”? Solicite clave. Ok. Clave fiscal es un nombre que además parece como que… Oh… parece que no anda.

SD: Sí, y acá se ve que fue a blanco.

SB: Todo blanco.

SD: Bueno esto es lo que le pasa todos los días a todo el mundo.

SB: Yo creo que cuando suceden estas situaciones es porque justamente no se conocen alternativas, porque no se conocen posibilidades. Recién conociendo posibilidades uno puede reconocer un problema.

SD: Hay una ley que dice que la accesibilidad web es la posibilidad efectiva de que el mayor número de personas accedan de manera satisfactoria una web y hagan uso de sus contenidos. Algo que evidentemente no pasa con la AFIP. Entonces, ¿por qué no se hace? ¿Por desidia, por dejar un sitio diseñado como si fuera en el 1990?

SB: Yo creo que es por falta de conocimiento. Yo creo que es por falta de ver alternativas. Tienen problemas tales que hacen que la gente termine acudiendo a terceros: contadores, hijos que lo ayuden a usar el sitio, nietos, lo que sea. O, terminan haciendo cola, volviendo al canal tradicional y a veces se encuentran, para peor, que el canal tradicional le dicen: “Tiene que entrar al sitio”. Entonces, entramos en un círculo donde el servicio no está ofrecido como servicio y no hay solución. Creo que todo organismo público tiene una responsabilidad hacia los ciudadanos. El estado somos todos, y si el organismo a cada persona que entra a hacer un trámite la obliga a pasar por una serie de situaciones que no son necesarias, que son confusas, que puede dar lugar a problemas y lo esté haciendo con todos los ciudadanos está efectivamente haciendo que el país invierta su tiempo en algo que no es productivo.